RAY D. STRAND, M.D.

Especialista en Medicina Nutritiva

English Français

Mi Concepto de Medicina Nutritiva

La mayoría de las personas no alcanza verdaderamente a comprender el concepto de medicina nutricional y aún menos el concepto de nutrición celular. Este artículo tiene como objeto esclarecer la manera cómo me relaciono con mis pacientes en mi calidad de Especialista en Medicina Nutricional. Espero que esta información le brinde una mayor comprensión de cómo y por qué debe conservar su buen estado de salud e incluso recobrarla al aplicar estos conceptos en su vida diaria.

El Concepto de Estrés Oxidativo

Aun cuando el oxígeno sea absolutamente necesario para la vida misma, es intrínsecamente peligroso para nuestra propia existencia. Durante el proceso de creación de energía en el nivel celular, se crea un producto derivado que se conoce como radicales libres. Estos son moléculas cargadas de oxígeno que carecen al menos de un electrón y que pugnan por obtener dicho electrón del área adyacente. Si esos radicales libres no fueran inmediatamente neutralizados por un antioxidante que tenga la capacidad de suministrarle al radical libre el electrón que necesitan, se generaría un número creciente de radicales libre inestables que podrían ocasionar daños en las paredes de las células, en la pared de los vasos sanguíneos, proteínas, grasas y aún en el ADN que se encuentra en el núcleo de la célula. El mismo proceso que cambia el color de una manzana abierta en tonos marrones o que corroe el metal, está causando la oxidación de su interior. De hecho, la literatura médica muestra que 70 enfermedades degenerativas crónicas son el producto de este proceso. Padecimientos tales como la enfermedad de las arterias coronarias, cáncer, diabetes, Parkinson, artritis, degeneración macular, esclerosis múltiple (EM) y lupus, entre otras, son el resultado de pequeños cambios en el nivel de oxidación que ocurren durante un largo período.

Todo es cuestión de Equilibrio

 El número de radicales libres que se producen no es constante. En otras palabras, en algunos días se producen más que en otros.  Debido a nuestros modos de vida estresantes desde todo punto de vista, a un medio ambiente contaminado y al hecho de vivir en una sociedad muy dependiente de los medicamentos, nuestra generación debe lidiar con un número mucho mayor de radicales libres que cualquier otra generación que haya existido en la historia. Si usted quiere prevenir el estrés oxidativo, usted debe consumir más antioxidantes junto con los nutrientes que lo enriquecen para poder contrarrestar el número de radicales libres producidos. Como puede ver, no estamos ni solos ni sin defensas en este proceso. Los antioxidantes son la respuesta. La cuestión es saber si nuestro cuerpo puede proporcionarnos todos los antioxidantes que necesitamos a partir de los alimentos que consumimos. Esta fue la pregunta que tuve que responderme y la razón por la cual escribí el libro Lo Que su Médico Ignora Acerca de la Medicina Nutritional. Después de dedicarle dos años a la revisión de la literatura médica, llegué a la conclusión que la única manera que existe para prevenir el estrés oxidativo es ingiriendo complementos nutricionales, balanceados y completos, de la más alta calidad. Estos complementos nutricionales proveen lo que yo defino como nutrición celular. Si no ha leído mi libro ni ha escuchado ninguno de mis discos compactos (CD’s) relacionados con este tema, le sugeriría que lo hiciera lo más pronto posible. Las referencias médicas aparecen en detalle en mis libros y proveen la evidencia médica que requiere un veredicto: ¿usted debería estar tomando complementos nutricionales?

Historia de la Medicina Nutricional

Durante el último medio siglo, la práctica de la medicina nutricional se ha basado en la creencia que se debía determinar en qué nutrientes había deficiencia y con base en ese análisis, tomar medidas suministrando el complemento nutricional que hiciera falta. Para mí era muy evidente, desde el mismo inicio de mi investigación, que el problema subyacente que enfrentamos no es una deficiencia nutricional, sino las consecuencias del estrés oxidativo. Igualmente, fue muy claro para mí notar que los medicamentos, que realmente incrementan la producción de radicales libres, nunca serían la respuesta para prevenir alguna de estas enfermedades. Si este es el caso, el objetivo tendría que ser el de proveer al cuerpo con los nutrientes necesarios para fortalecer el sistema de defensa de antioxidantes, que nuestro cuerpo genera de manera natural, con el fin de no permitir el desarrollo del estrés oxidativo. Según mis observaciones, la mejor defensa para evitar el desarrollo de alguna de estas enfermedades que hemos mencionado, la constituye nuestro cuerpo y no las drogas que yo pueda prescribir. El problema NO es producto de una deficiencia nutricional; el problema radica en el estrés oxidativo.

Investigación Nutricional Moderna 

En la actualidad, la investigación se está enfocando en encontrar una cura en lo que concierne a cada enfermedad en particular. A manera de ejemplo, varios estudios mostraron cómo los fumadores que tenían altos niveles de antioxidantes en su torrente sanguíneo estaban en menor riesgo de desarrollar un caso de cáncer de pulmón, que aquellos fumadores que tenían menores niveles de antioxidantes. La gran mayoría de los investigadores compartía la hipótesis que todo se debía a los altos índices de beta caroteno. En consecuencia, decidieron adelantar un estudio en el cual suministraron a un gran número de fumadores, complementos nutricionales que contenían exclusivamente beta caroteno. Hubo gran consternación cuando los resultados mostraron que el grupo de fumadores, que recibieron exclusivamente beta caroteno como tratamiento, presentaba mayores índices de cáncer de pulmón con relación al grupo de control. Como consecuencia inmediata de este estudio, tanto los investigadores como los medios de comunicación concluyeron que el beta caroteno representaba una amenaza para la salud y que los fumadores no debían consumirlo como complemento nutricional. Una revisión de los datos arrojados por dicho estudio efectuada un par de años después, mostró que los fumadores que tenían los más altos niveles del total de antioxidantes en el torrente sanguíneo, mostraban un riesgo significativamente menor de desarrollar cáncer de pulmón, que aquellos fumadores que tenían los más bajos niveles de antioxidantes.


El beta caroteno NO es un medicamento. Es simplemente un nutriente que podemos obtener en nuestros alimentos; sin embargo, gracias a los complementos nutricionales, ahora lo podemos obtener directamente en cantidades superiores a las que nos lo ofrecen nuestros alimentos. El beta caroteno trabaja sólo en ciertas partes del cuerpo y combate solamente cierto tipo de radicales libres. El beta caroteno necesita de otros antioxidantes al igual que de minerales antioxidantes y cofactores B para poder completar su función de manera adecuada. No obstante, los investigadores siguen centrando su atención en la búsqueda de una cura mágica en lugar de dar un paso atrás y comprender los principios básicos y las bases conceptuales de la nutrición celular. Lo más sorprendente de todo esto es ver cómo tantos estudios efectuados, que escasamente analizan uno o a lo sumo dos nutrientes, muestran tantos beneficios a la salud. ¿Cuál sería el beneficio para la salud si juntáramos todos estos nutrientes a niveles óptimos? Entremos en el concepto de nutrición celular.

El Concepto de Nutrición Celular

Existen más de 180 estudios epidemiológicos (estudios que incluyen un número elevado de personas) que muestran básicamente los mismos resultados. Aquellos pacientes que tienen los más altos niveles del total de antioxidantes en sus cuerpos presentan entre 2 y 3 veces menos riesgos de contraer cáncer, enfermedades cardiacas, diabetes, y aún Alzheimer, cuando se les compara con pacientes con bajos niveles de antioxidantes. Obviamente, los pacientes que consumen mayor cantidad de frutas frescas y vegetales, alimentos que contienen grandes cantidades de antioxidantes, mostraron un nivel más alto de antioxidantes en sus cuerpos. Todo esto tiene un sentido lógico cuando se comprende el concepto que la causa principal de más de 70 enfermedades degenerativas crónicas es el estrés oxidativo. Por consiguiente, un médico debería concluir que el mejor consejo que podría darle a un paciente es que es necesario consumir de 8 a 12 porciones de frutas frescas y vegetales diariamente. Otro consejo sería recomendar complementos nutricionales completos y balanceados de la mayor calidad que garanticen la nutrición celular.


La nutrición celular podría definirse como el proceso de proveer a la célula de TODOS los micronutrientes que hemos mostrado en niveles óptimos y que conducen a brindar un beneficio a nuestra salud según la literatura médica que hemos publicado. Esto permite a la célula la capacidad de tomar todos los nutrientes que requiere en óptimos niveles. Todos tenemos la necesidad de complementar una dieta saludable a causa de nuestro estilo de vida estresante, de un medio ambiente contaminado y del entorno de una sociedad excesivamente dependiente de los medicamentos.


La nutrición celular, tal como lo hemos mostrado en la literatura médica que hemos publicado, nos ayuda a construir el sistema inmunológico natural de nuestro cuerpo, así como el sistema antioxidante y el sistema de reparación. El consumo de complementos nutricionales toma unos 6 meses para reabastecer cualquier deficiencia nutricional, así como para optimizar los niveles de micronutrientes en el cuerpo. Estos complementos nutricionales le brindan al cuerpo humano la mejor ocasión para revertir o prevenir cualquier indicio de estrés oxidativo y de proteger su propia salud. Como se puede ver, la complementación nutricional es un asunto de salud, y no tiene nada que ver con enfermedad. Los complementos nutricionales son naturales para el cuerpo y constituyen los nutrientes que el cuerpo requiere para funcionar en óptimos niveles.


Cada hombre, mujer y niño necesita complementar una dieta saludable e involucrarse en un programa de ejercicio moderado. Ahí reside la clave para proteger y mantener un adecuado estado de la salud personal. Sin embargo, ¿qué pasaría si usted ha perdido ya su buen estado de salud y ha desarrollado una de las enfermedades degenerativas crónicas mencionadas anteriormente? ¿Acaso los complementos nutricionales pueden dar una luz de esperanza? Esta es la pregunta que yo debo contestarme a mí mismo, así como a mis pacientes. Este ha sido el objetivo en el cual he centrado mi práctica médica durante los últimos 11 años y la razón por la cual he desarrollado mi práctica médica en línea que usted puede localizar en www.raystrand.com.

El Concepto de Sinergia 

La literatura médica me ha mostrado repetidamente, que pacientes que sufrían ya de una enfermedad degenerativa crónica como la artritis reumatoidea, esclerosis múltiple (EM) o diabetes, se ven afectados de manera más significativa por el estrés oxidativo que un paciente normal y saludable. La nutrición celular es extremadamente benéfica para un paciente que goce de un muy buen estado de salud; no obstante, para un paciente que sufra ya de una de esas enfermedades, se requiere de mayores dosis de complementos nutricionales para mantener bajo control el estrés oxidativo.

Para mí era evidente desde el comienzo que para poder tener algún efecto positivo en el estado de salud de un paciente que estuviera sufriendo de cáncer, enfermedades cardíacas, degeneración macular, diabetes u otras enfermedades similares, se debería optimizar cada aspecto del sistema natural de defensas del cuerpo humano. Yo comprendí desde el inicio que poniendo la totalidad de mis pacientes bajo un tratamiento de nutrición celular básica, yo podía crear un efecto sinérgico. La Vitamina E es un gran antioxidante que actúa en la membrana celular. La Vitamina C es muy benéfica en el plasma. El glutatión es el mejor antioxidante intracelular. No obstante, todos estos antioxidantes necesitan los minerales antioxidantes y los cofactores B para poder cumplir adecuadamente con su misión. Igualmente, la Vitamina C reabastece la Vitamina E permanentemente y permite que sea utilizada una y otra vez. El ácido alfa lipóico, otro de los mejores antioxidantes, tiene la capacidad de regenerar tanto la Vitamina E como el Glutatión. Descubrí un mundo donde 1 + 1 ya no sumaba 2, sino 8 o 10. Este enfoque tan poderoso me permite una mejor oportunidad para tener bajo control el estrés oxidativo.

Una vez que mis pacientes asimilaron mis consejos acerca de la nutrición celular, yo comencé a agregar nutrientes que realzaran el régimen de los complementos nutricionales. Comencé a buscar los antioxidantes más potentes que estuvieran disponibles. El extracto de semilla de uva resultó ser 50 veces más potente que la Vitamina E y 20 veces más potente que la vitamina C en términos de combatir el estrés oxidativo. El CoQ10 no sólo es un antioxidante muy importante, sino que constituye una gran ayuda para nuestro sistema inmunológico natural ya que provee de una energía adicional a la célula permitiéndole funcionar en óptimos niveles. Otros nutrientes como el sulfato de glucosamina, palma enana americana (saw palmetto), fitonutrientes, vitamina E adicional, calcio y magnesio mostraron resultados asombrosos en numerosas enfermedades.

Durante los últimos 12 años he aprendido a apoyar y a ayudar a las defensas naturales de mis pacientes, lo cual les ha permitido a ellos la posibilidad de recuperar para sí mismos el control de su salud. Una vez más, todo es cuestión de equilibrio. Deseo que mis pacientes que sufren actualmente de una enfermedad recuperen el control sobre el estrés oxidativo. Ese es mi único objetivo. Sólo entonces esos pacientes podrán albergar la posibilidad de mejorar su salud. Al combinar la nutrición celular con antioxidantes que realcen los efectos benéficos y específicos para combatir el estrés oxidativo, le estoy brindando a mis pacientes la ocasión de retomar el control sobre sus males. Los resultados positivos que he podido constatar en mi práctica médica utilizando estos principios han sido asombrosos, a diferencia de los resultados obtenidos durante mis primeros 20 años de práctica, antes de utilizar los beneficios de la práctica nutricionista.

Ahora quiero compartir un par de precauciones que aprendí durante este largo camino. En primer lugar, la medicina nutricional no tiene nada que ver con tomar medicamentos. Al cuerpo humano le toma alrededor de 6 meses para reconstruir las defensas naturales y la mayoría de mis pacientes comienza a ver resultados positivos en su salud a partir de ese período. No todos mis pacientes siguen al pie de la letra mis recomendaciones; no obstante, la gran mayoría que sí las ha seguido, ha gozado de significativas mejoras en su salud. Ninguno de mis pacientes se curó de la enfermedad subyacente que padecían. El complemento nutricional no es una alternativa ni un substituto para los cuidados médicos tradicionales. Usted no debe dejar de tomar ningún medicamento prescrito por su médico sin contar con su consentimiento y guía. Varios de mis pacientes han logrado disminuir su dependencia de los medicamentos y en algunos casos han podido suspenderlos. No obstante, se ha tratado de casos en los cuales se presentó una mejora notable en el estado de salud de dichos pacientes y todo se desarrolló bajo la estricta supervisión de sus médicos personales.

Mi misión en esta vida consiste en diseminar estos conceptos concernientes a la salud y ayudar al mayor número de personas posible. Por esta razón he desarrollado mi práctica médica en línea en www.raystrand.com. Quisiera aprovechar para invitarlos a utilizar este sitio web, destinado a su propio bienestar y que compartan los beneficios potenciales que ayudarán a algunos pacientes a conservarse en forma, y en el caso de otros pacientes, si siguen mis consejos detalladamente, les permitirá recuperar su estado de salud y sentirse mejor.

* Esta página está sólo disponible en inglés.

Health Concepts, PO Box 9226, Rapid City, SD 57709
Servicio de Cliente: info@RayStrand.com
Para objetivos administrativos sólo. No un contacto directo a un doctor.
Por favor diríjasse sus comentarios en inglés.
© 1999 - 2018 . Todos los derechos reservados.